jueves, 26 de marzo de 2009

«Aus dem Leben der Marionetten» - prólogo al guión

En el primer capítulo de «Escenas de un matrimonio» se presenta una pareja de furiosos y catastróficos personajes, a los que he dado en llamar Peter y Katarina. Ellos hubieran merecido tener en aquella obra un lugar realmente más destacado, pero Johan y Marianne se acaparaban, por derecho propio, todo el espacio, y yo me vi obligado a callar el ulterior desarrollo de esta lanzada pareja.

En un guión enormemente trabajado -pero en gran medida fallido- («Amor sin amante») se mostraba la catástrofe conyugal de Peter y Katarina como fruto de diversos motivos. La película terminó en naufragio, pero ellos dos se han persistentemente negado a sumergirse con los restantes despojos. Con gran perseverancia ellos se presentaban una y otra vez en mis planes, se iban manifestando escenas... y ahora el guión es ya un hecho.

La acción ocurre entre varios niveles temporales (antes y después de la catástrofe), además de que se encuentran en algunas escenas miradas retrospectivas. Esto parece complicado y para nada comprensible, pero en la película terminada será con seguridad fácil de comprender1. Para mayor claridad he incorporado en medio títulos y marcas temporales que en el producto final, tal como espero, no serán ya necesarias2.

Por vieja costumbre, hago un prólogo a mis manuscritos intentando aclarar por qué he escrito ese film. Eso no siempre es sencillo. Con facilidad se cuelan allí furtivamente racionalizaciones y comprensiones posteriores. Sin embargo en el caso presente es relativamente sencillo: ¿Por qué se produce, según distintos puntos de vista, en hombres bien adaptados, acomodados, establecidos, una reacción de cortocircuito?

«Cara a cara» se ocupa de parecido tema, pero en el caso presente, las acciones de una persona son catastróficas e irrumpen3 en la vida de otro ser humano. ¿Cómo y por qué se produce, entonces, una reacción de cortocircuito? Intento -como persona ajena al asunto- presentarlo en escenas verdaderamente cortas, a menudo truncas o intencionadamente fragmentadas, sin embargo esa objetividad es una pura ilusión. Sin embargo, ninguna de las personas implicadas puede reclamar el derecho a interpretar auténticamente o aclarar el drama. Ellos están todos implicados, y por lo tanto confusos.

El plan es que cada uno que tenga ganas o lo encuentre atractivo, tenga que sacar sus propias conclusiones. Y quien no tiene ninguna gana de eso la pueda mirar, así lo espero, como una pieza entretenida.

Ingmar Bergman
Fårö, 3 de septiembre de 1979

N. del T.:
La traducción la hice sobre el texto alemán, pero en realidad, aunque el guión fue escrito originalmente en ese idioma, el prólogo lo fue en sueco.
1La repetición del verbo es del original, más notoria que en la traducción, y, a lo que parece, completamente intencionada: «...und schwer verständlich, wird ... leicht verständlich.»
2El prólogo seguramente fue escrito y publicado antes del film, porque de hecho los carteles "brechtianos" (como los llama en otro escrito) se mantuvieron.
3Toda la expresión es un delicioso juego de palabras difícil de recuperar en castellano: "hereinbrechen" es irrumpir, en el sentido en que la frase lo dice, que la locura de uno tiene consecuencias en la vida de otro, pero a su vez el verbo raíz, brechen, tiene también el sentido de destruir, con lo que queda sintéticamente aludido que esa irrupción no es un mero presentarse en la vida del otro, sino presentarse destruyéndola, que es lo que hace Peter con la vida de Ka.

Detalles de la edición:

Título original: Ur marionetternas liv
Lengua: sueco
Traducción al alemán: Hans-Joachim Maass
ISBN: 978-3-455-00335-2
Año: 1980
Editorial: Hoffmann und Campe
Agotado en la editorial
Traducción de este prólogo: Abel Della Costa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada