viernes, 30 de mayo de 2008

Bris 8: Tredimensionellt - Tridimensional

Se estaba experimentando con el cine tridimensional, que requería de unas gafas especiales, con un cristal rojo y uno azul. Este reclamo ironiza con el "extremo realismo" de esta clase de cine, a tal punto que cuando la actriz abre la ducha en la pantalla, sin querer moja al público.
El viejo, al que conocemos desde el primer corto, está un poco aburrido con la proyección, probablemente porque es sordo y no se entera de todo lo que la protagonista dice, aunque huele Bris y queda encantado; pero finalmente la actriz se patina y -por el efecto tridimensional- cae en brazos del viejo, quien no sólo se alegra, sino que además se entera de primera mano de las enormes ventajas de usar Bris, que

dödan bakterierna, alltså: inga bakteier, ingen lukt!
mata las bacterias; y entonces: no hay bacterias, no hay olor



Cast: John Botvid (el viejo espectador); Marion Sundh (mujer en la ducha)

Marion Sundh tuvo una cortísima carrera, al menos en películas, tal como registra la Imdb, y ninguna con Bergman.

Ir al noveno y último anuncio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada